Luna Azul

La Luna Azul se nos presenta una vez cada 150 años, y nos otorga el momento perfecto para canalizar nuestras energías en las peticiones más cercanas a nuestro corazón. Deseos especiales y muy íntimos que requieran de un poder mayor para ser alcanzados.


Los objetivos o deseos que manifestamos durante la Luna Azul deben ser elevados y únicos, y no los deseos del día a día llenos de banalidad. El decidir canalizar la energía que nos otorga la Luna Azul tiene que ir atado a enfocar nuestro sentir a las elecciones grandes de la vida, y las áreas que son más significativas para nosotros en este momento de la vida. La Luna Azul es una luna de metas esenciales para nuestra mente y alma.


"Las peticiones deben ser hechas con el corazón y siguiendo nuestro instinto."


Estas lunas se centran en el crecimiento de la conciencia espiritual, agudizar nuestro yo interno y afinar nuestras prácticas de adivinación. Lo más importante al momento de darle una intención a este fenómeno es recordar mantener un espacio consagrado a la meditación y purificación de nuestra alma. Las peticiones deben ser hechas con el corazón y siguiendo nuestro instinto.


Para hacer una petición a la Luna Azul pondremos incienso y crearemos un ambiente de relajación y calma. Una vez consigamos un espacio de meditación adecuado, encenderemos una vela blanca, teniendo a la mano papel y lapiz escribiremos nuestra intención o deseo más cercano a nuestro corazón y utilizando un cuarzo blanco o piedra de luna meditaremos sobre la importancia que representa ese deseo en nuestra vida.

Es importante vocalizar este deseo mientras dejamos que el incienso eleve nuestros pensamientos a la noche, pidiendole a la luna en voz alta que la luz que estamos ofrendando sirva de guía para que se cumplan nuestros deseos.


Guardaremos ese papel en un espacio donde se mantenga seguro y sin manipulación hasta la siguiente luna llena, en donde lo quemaremos y dejaremos que el curso de ese deseo sea guiado por el destino.


"Lo más importante en este proceso es tener conciencia que nuestro verdadero poder yace de la energía que todos emanamos desde dentro."


Lo más importante en este proceso es tener conciencia que nuestro verdadero poder yace de la energía que todos emanamos desde dentro, y que la Luna Azul es un fuerte catalizador de esta elevada esencia.


Que todos sus deseos se cumplan!

Feliz Luna Azul!


Edgar N.


Entradas destacadas
Entradas recientes